Phil Ivey y David Ulliott a título póstumo ingresan en el Hall of Fame

Las WSOP anunciaron los dos nuevos miembros que se unirán a los 54 que ya forman el Salón de la Fama.

En los últimos días, durante la celebración de la mesa final del Main Event, la organización de las World Series of Poker anunció los nombres de los dos nuevos miembros que este año pasarán a formar parte del Hall of Fame.

Los 27 miembros con vida del Hall of Fame y 18 miembros de los medios especializados emitieron sus votos durante las últimas semanas determinando que David “Devilfish” Ulliott y Phil Ivey merecían pasar a formar parte de este selecto colectivo, uniéndose así a jugadores de la talla de Chip Reese, Phil Hellmuth, Doyle Brunson, Stu Ungar o Daniel Negreanu, entre otros.

Precisamente, Daniel Negreanu, antes de que se diera a conocer el veredicto final, ya anunció a través de las redes sociales cómo repartiría los puntos de los que disponía gracias a su condición de Hall of Famer. El canadiense ya avanzó que sería entre Ivey y Ulliott entre los que repartió sus puntos, algo que al parecer hizo más de uno.

La trayectoria de los dos jugadores seleccionados está fuera de toda duda. Phil Ivey cuenta con nada menos que 10 brazaletes de las WSOP en su palmarés, más de 24 millones de dólares en ganancias presenciales, por no hablar de lo que debe haber amasado gracias a las mesas de cash tanto presenciales como online.

Para muchos, todavía hoy, Phil Ivey sigue siendo el mejor jugador del mundo por el amplio conocimiento que tiene de todas las modalidades del poker, pese a que de un tiempo a esta parte, la presencia del californiano ha ido yendo cada vez a menos en el calendario de las WSOP.

El propio Ivey dejó estas declaraciones a la organización de las WSOP cuando supo que su nombre estaba entre los elegidos para formar parte del Hall of Fame:

Quisiera agradecer sus votaciones a los miembros del Poker Hall of Fame y a la prensa especializada. Es para mí todo un honor ingresar en el HoF con leyendas como Chip Reese o Doyle Brunson. Me apasiona el poker, algo que ha hecho muchísimo por mí. Me considero un afortunado al poder ganarme la vida con un juego que siempre ha sido mi pasión.

Afortunadamente, todavía hoy siento que el juego es mi pasión como si fuera el primer día. Todavía recuerdo cuando participé en mis primeras WSOP en el Binion’s Horseshoe del Downtown. Gracias a mi familia, amigos y a todo el mundo del poker, los cuales siempre me apoyaron.

Por lo que a Ulliot se refiere, desgraciadamente su ingreso en el Hall of Fame le llega a título póstumo. Falleció en 2015 y desde entonces ha sido candidato al Hall of Fame en dos ocasiones. A la segunda le ha llegado tal reconocimiento a uno de los jugadores más respetados del Reino Unido y que es considerado responsable de la llegada del poker a las islas británicas. Ulliot, durante su carrera como jugador profesional, ganó un brazalete de las WSOP y un título del WPT además de 6,2 millones de dólares en torneos presenciales.

La familia de Ulliot realizó estas declaraciones al conocer la noticia:

Nos gustaría agradecer al público en general, a los medios y a los miembros del Poker Hall of Fame que votaran por David. Sabemos que debe estar ahí arriba, tocando su guitarra y probablemente preguntándose por qué han tardado tanto en darle semejante reconocimiento. No hay un solo día que pase sin que sintamos su pérdida, si bien es cierto que hoy nos sentimos un poco más orgullosos al colocar a David donde se merece en la historia del poker.

Otros como Max Pescatori, David Chiu, Ted Forrester, Mike Matusow o Huck Seed fueron algunos de los nominados que se quedaron sin su ingreso en el Hall of Fame.

Comentarios