Rajada de Matusow contra los torneos con reentrada múltiple

Coincidiendo con su presencia en el Seminole Hard Rock Poker Open y con un micrófono delante, Mike Matusow expresó su preocupación por la limpieza en los torneos que permiten diversas recompras y reentradas.

Mike Matusow, cuyo sobrenombre es “La Boca”, en referencia a su facilidad para abrirla respecto a cualquier tema, ha aprovechado los micrófonos de Bluff para dejar bien clara su opinión de que el sistema de reentradas y recompras que se ha adoptado en el Seminole Hard Rock Poker Open no le convence en absoluto.

Tres minutos con Mike dan para horas de debate
Tres minutos con Mike dan para horas de debate

El ganador de cuatro brazaletes de las WSOP opina que este sistema otorga demasiada ventaja a los más pudientes de entre los pros y que anima demasiado a dejar la honradez a un lado a aquellos que no enrojecen por saltarse las normas.

Matusow, que empieza el vídeo reconociendo que el torneo de 10.000.000$ garantizados le ha hecho romper la tradición de tomarse un mes de descanso después de las WSOP, pronto deriva su discurso hacia los problemas que le ve a los torneos con reentradas y recompras ilimitadas.

El sistema anima a ser deshonesto

Una de las últimas innovaciones en torneos con múltiples días 1 es la posibilidad de participar en varios de ellos, ya sea mediante reentrada o pasando al día 2 con el mayor stack acumulado al final de cada una de las jornadas inaugurales. Según Mike, esto es una “atrocidad”

Digamos que acabo con 80.000 puntos. Puedo llevarme 30.000 e intentar construir un bigstack mañana, porque usan las mismas fichas todos los días... Si vas a jugar con el mismo fichero, no puedes hacer un torneo en el que puedes jugar dos stacks,

También hay muchas opciones de colusión... todos conocemos gente que es muy capaz de hacer eso

Bolsillos llenos que compran ventajas

Además de las reentradas, en este torneo se permiten las recompras, algo contra lo que también tiene argumentos “The Mouth”.

Ivey ha gastado ni se sabe cuántas balas hoy... En las WSOP decidieron quitar las recompras porque no querían que la gente se “comprase” los brazaletes, que es otra tontería porque a nadie le asegura una recompra que va a ganar el torneo, pero ¿qué me dices de tener que eliminar a Phil Ivey siete veces de un torneo?

Si un primer premio es de 3.000.000$, ¿qué son 35.000 para él? Es malo para el poker. Le da más rake a la casa, pero es malo para el poker y la mayoría de la gente con la que hablo está de acuerdo en eso.

El debate

Los primeros torneos con reentrada, que consistía en que los jugadores eliminados en el día 1A  pudieran jugar el 1B, consiguieron el favor unánime del público y los promotores. Para la casa era más fácil aumentar la bolsa de premios, haciendo así más atractivo el torneo, y los jugadores profesionales conseguían limitar un poco la enorme varianza del circuito.

Pero claro, alguna mente privilegiada sumó dos y dos y decidió que si una reentrada daba más dinero a ganar a la casa y a los jugadores, cuantas más, mejor negocio se haría.

Nacieron así las reentradas ilimitadas todos los días 1 para aquellos que quedan eliminados en los anteriores, los torneos en el que se juegan múltiples días y se pasa al día 2 con el mejor stack de la fase previa y el más desequilibrado de todos, el Acumulador, en que un jugador suma los stacks conseguidos en todos y cada días 1 y juega el día 2 con el total de fichas de los días previos.

Los jugadores recreacionales, que a menudo encaran un torneo con una sola entrada, o a lo sumo preparan una recompra, se ven en enorme desventaja contra gente que arriesga de más para construir un bigstack con la red de seguridad que le dan las reentradas.

Y si hablamos de recompras, la cosa aún es más exagerada. El cambio de política en las WSOP llegó después de que en varios torneos algún que otro pro de postín pagara rebuy tras rebuy a la busca de una doblada rápida en la fase media del torneo ante el visible disgusto de los jugadores más modestos.

Si una batería de recompras por parte de Ivey le pueden molestar a Mike Matusow, el 26º en la lista histórica de premios en torneos, imagina lo que le puede parecer a buena parte de los jugadores amateurs que se personan a jugar en el que posiblemente sea su único torneo grande del año.

En el tema de las trampas, todo depende de la honradez de cada uno, pero existe un peligro obvio. Jugadores tan conocidos como Men Nguyen “The Master” han sido acusados por sus colegas de profesión de todo tipo de trampas que se ven muy favorecidas por este tipo de formatos: desde contratar a gente para inscribirse en el torneo y pasarle fichas, hasta guardarse fichas en el bolsillo para aumentar su stack en otros torneos.

Contra esto poco se puede hacer además de que el personal del casino esté ojo avizor y animar a la propia comunidad de jugadores a poner en conocimiento del público a aquellos pros que se dejen llevar por la tentación de hacer trampas.

Es como ocurría en la discusión que abrimos la semana pasada sobre el uso de tecnología en las mesas. Había quien argumentaba que después de enterarse de algunos casos estaba más que de acuerdo en prohibir los aparatos electrónicos en las mesas. Pues si te enteras de alguien que hace trampas, dilo, con nombres y apellidos, para que el que quiera pueda escuchar música tranquilo o chatear con la familia mientras está jugando. Allá cada cual.

Comentarios