Revolución en Portugal: los casinos se niegan a pagar impuestos

La Asociación de Casinos del país vecino decide denunciar al Estado por el sistema tributario actual y no pagarán impuestos hasta conocer la sentencia.

El sector del juego en Portugal está en pie de guerra. El diario especializado Opergame publica hoy una información de la Agencia EFE que afirma que los casinos y salas de juego de Portugal se han declarado en rebeldía y han denunciado al estado en relación al régimen tributario actual, negándose a pagar impuestos hasta que el tribunal competente dicte sentencia.

Ya hace un tiempo que el sector del juego de Portugal está a malas con el gobierno, principalmente debido al descenso de ingresos provocado por la crisis económica europea, que ha hecho que desciendan en un 28,2% las ganancias, mientras que el porcentaje que deben tributar ronda el 62%, según argumenta la Asociación de Casinos de Portugal.

El presidente de la Asociación de Casinos de Portugal, Jorge Armindo, alerta de la gravedad de la situación para los casinos portugueses si persiste la situación actual.

Si no se remedia, habrá quiebra de casinos, independientemente de la solvencia de algunos de sus accionistas.

Armindo afirma de forma rotunda que, actualmente, la situación es inconstitucional y que las tasas que deben abonar llegan a sobrepasar los ingresos en algunas ocasiones.

Por otro lado, el gobierno no ha tardado en responder al órdago de los casinos, según podemos leer en PokerPT, por boca del ministro de economía Álvaro Santos Pereira.

Obviamente, el gobierno no cederá a ningún chantaje. Garantizamos que se salvaguardará el interés público.

A todas luces, la situación se encuentra enquistada. Veremos si gobierno y casinos logran llegar a un acuerdo o si esto acaba en los tribunales. Probablemente, como siempre, los que más acaben sufriendo esta situación sean los trabajadores y los clientes.

Otro tema que quizá esté en la agenda del gobierno portugués es la regulación del juego online en Portugal. Desde hace ya un buen número de meses, en agosto, lo último que sabíamos era que el gobierno planeaba una regulación bastante casera y que entraría en vigor a finales del propio 2012. Agua de borrajas, no se ha sabido nada nuevo. 

Comentarios