Runner-up de Jesús Cortés en el High Rollers Super MILLION$ por 315.735 $

Cortés dominó en todos los compases de la mesa final, pero un Lucas Greenwood runeando en God Mode evitó la victoria del maño y se hizo con los 539.805 $ del camepón.

Al palo. Jesús Cortés estuvo ayer a punto de sumar otra gran victoria a su palmarés, pero se le escapó entre los dedos por culpa de un Lucas Greenwood absolutamente invencible.

La FT comenzó con algo muy curioso que nunca antes habíamos visto y que desconocemos si es la tónica habitual de los torneos en GGPoker. Todos los jugadores de la FT eligieron uno por un por quién querían cambiar el asiento antes de que las cartas echaran a volar. Un sistema de reparto de asientos muy curioso en el que sin duda existe mucha estrategia detrás.

Cortés comenzaba la FT en tercera posición provisional con un stack de 43 ciegas, una posición muy buena para pelear por los premios importantes. Esta mesa final tuvo mucha acción desde el principio, Conor Beresford comenzaba la contienda como el shortstack con apenas 10 ciegas y era el primero en caer a manos de SpeedyDouble a los pocos minutos de que se reanudara la acción.

Saquon tenía un stack similar al británico, pero no fue el siguiente en caer ya que era Khale Burns el que cogía el camino a las duchas poco después tras un encontronazo contra Jesús Cortés. El español ligaba top pair y escalera a dos puntas en el turn, mientras que Burns tenía la second pair, la misma escalera a dos puntas, y un proyecto de color que no completaba en el river haciendo saltar su stack por los aires elevando al mismo tiempo el de Cortés hasta las 59 ciegas.

Cortés cogía el liderato de la mesa y ya no volvería a soltarlo casi hasta el final excepto en algunos breves momentos de la contienda.

Saquon se doblaba a costa de Greenwood, pero no le servía de nada porque justo después era Cortés el que lo eliminaba tras un all-in preflop en el que los nueves del canadiense no truchearon y por lo tanto no trucaron las damas del maño.