Trueteller se exhibe ante Phil Galfond

Se sentó con 1.000.000$ en fichas en una mesa de 2-7 Triple Draw, a la vieja usanza, y Galfond intentó darle réplica sin éxito.

"Trueteller" recuperó ayer una vieja costumbre de los albores del poker online.

El emigrante alemán -¿o es ruso?-, se dio ayer el capricho de sentarse a una mesa de 2-7 Triple Draw 1000$/2000$ con 1.000.000$ en fichas.

Antes, cuando un jugador quería fardar de bankroll, demostrar que tenía el dinero suficiente para aceptar un reto o apuesta o simplemente enseñar las ganancias de una sesión especialmente afortunada, recurría a una captura de pantalla en una mesa de Limit.

Como es imposible superar la docena de ciegas invertidas en una mano por el propio formato de la modalidad, el buy-in de las mesas con límite no suele estar capado. Además, nadie corre el peligro de un missclick aunque se siente alguien y te estropee el “selfie”.

Los que hemos jugado en lobbys antiguos, que mezclaban las mesas de Limit y No Limit, algún susto nos hemos llevado cuando intentando abrir una mesa en medio de la sesión recibíamos una petición de confirmación con todo nuestro bankroll marcado como buy-in.

Phil Galfond, que tres horas antes había cerrado ligeramente en negativo una sesión multimesa en 500$/1000$ frente al propio “Trueteller” y otros jugadores como Gus Hansen “broksi”, Alexander Kostrytsin “joiso” o Mikael Thuritz “ChaoRen160”, aceptó el reto.

Durante cuatro horas y media, Galfond hizo estériles intentos de echar mano a parte de ese 1.000.000$, pero acabó añadiendo 150.000$ de su propia cosecha a la montaña de dinero de “Trueteller”.

Este resbalón de “MrSweets28” evitó que Viktor Blom “Isildur1” volviera a copar los primeros puestos de las listas de perdedores de Highstaksdb con sus dos nicks. Coger esto como costumbre no le va a llevar a ningún lado.

“Trueteller” sigue siendo uno de los misterios más celosamente guardados de las high stakes. Solo sabemos que ahora juega desde Macao, por lo que es bastante improbable que se le pueda volver a colar un oso en el jardín.

Comentarios