Valeriu Coca califica de “fantasiosas” las acusaciones que le tachan de tramposo

El acusado de alcanzar la quinta posición en el Evento #10: $10.000 Heads-Up gracias a algún tipo de trampa, se defiende y tacha a los que le acusan de ser malos perdedores.

La semana pasada, con motivo del Evento #10: $10.000 NL Hold’em Heads-Up, se produjo muchísimo ruido entorno a la figura de Valeriu Coca, jugador moldavo que fue acusado por Connor Drinan con el apoyo de Pratyush Buddiga, de llevar a cabo algún tipo de trampa en sus enfrentamientos HU.

La presunción de inocencia, siempre por delante.
La presunción de inocencia, siempre por delante.

Lo cierto es que a Coca ya le fue prohibida la entrada en varios casinos de Praga al ser acusado de marcar las cartas, situación a la que Drinan y compañía se agarraron para solicitar a la organización de las WSOP una revisión sobre lo sucedido alrededor de esta persona con motivo del Evento #10.

Una vez Connor Drinan manifestó su punto de vista sobre lo ocurrido a través de TwoPlusTwo, Jack Effel, Tournament Director de las WSOP comunicó a los denunciantes que examinarían lo ocurrido en busca de algún comportamiento fraudulento que pudiera incriminar al jugador europeo. Como siempre se ha dicho, la integridad del juego es una prioridad para las WSOP.

Los denunciantes se frotaban las manos al pensar que no se tardaría en encontrar la treta orquestada por el jugador moldavo, pero nada más lejos de la realidad. Seth Palansky, responsable de comunicaciones de las WSOP,  manifestaba lo siguiente a Pocketfives, según la investigación seguía su curso:

La investigación está en marcha. No existe un marco temporal atado a ella. Cuando la hayamos completado, informaremos sobre los resultados a través de las Redes Sociales y la prensa especializada.

Dicha investigación se centra en las cámaras de seguridad, así como en examinar las barajas utilizadas en dicho torneo, por si éstas tuvieran algún resto de tinta invisible como se especulaba en las acusaciones de Drinan y compañía.

Pero a día de hoy, todo apunta a que se quedará en una mera anécdota. Nadie ha revelado ningún avance en dicha investigación, mientras que por su parte, Valeriu Coca califica las acusaciones de sus rivales de “fantasiosas”.

No tengo la más mínima idea cómo pueden pensar que eso pueda ser posible. No tengo forma alguna de marcar cartas o hacer ninguno de esos trucos que ellos piensan. No me parece una actitud muy señorial esto de perder y luego ir llorando por las esquinas. Solo por el hecho de perder contra mí, ya piensan que les estoy haciendo trampa. En mi opinión, lo único que buscan es una forma de justificar cómo jugadores tan “fuertes” como ellos, pueden perder contra un rival tan débil como yo. 

Desde la parte de Drinan y Buddiga, existe ya, pasados unos días de lo sucedido, sentimiento de resignación así como de indignación, al ver cómo las WSOP no se pronuncian al respecto, y continúan permitiendo a Valeriu Coca participar en sus eventos.

La pregunta vuelve a estar en el aire: ¿Por qué tanta indignación si no se ha demostrado que sus acusaciones sean ciertas? ¿Existe todavía la presunción de inocencia? ¿Puede ser que Buddiga y compañía estén llevando sus acusaciones demasiado lejos? 

Entendemos que si hubiera causa real para expulsar a Coca de las WSOP, ya lo habrían hecho. Al fin y al cabo, sería una ocasión inmejorable para demostrar que el sistema funciona y que los jugadores se encuentran a salvo en las mesas del Rio.¿Por qué no lo han hecho ya? ¿Será porque en realidad, no existe motivo alguno?

Comentarios