En aplicación de lo dispuesto en el Real Decreto-ley 11/2020, a partir de hoy y durante el periodo del estado de alarma, no publicaremos ningún contenido promocional, publicitario o que fomente las actividades de juego. Por tanto, en adelante, nos limitaremos a publicar noticias y artículos de opinión.

Las Vegas: Un oasis que se ha convertido en un desierto

El coronavirus ha azotado duramente a la ciudad del pecado, que depende del turismo para vivir y ha visto como las calles del strip se han quedado desérticas debido a la pandemia.

En menos de una semana, concretamente el próximo miércoles 27 de mayo, la organización de las WSOP hubiera dado el pistoletazo de salida a su cita anual con el ya mítico evento reservado exclusivamente para empleados.

A partir de ese momento, Las Vegas se iba a convertir un año más en el epicentro del poker mundial durante casi dos meses. La ciudad del pecado hubiera recibido a jugadores llegados de todos los rincones del planeta dispuestos a invertir una parte de su bankroll en la infinidad de torneos que las WSOP tenían preparadas para esta edición. Todos con el mismo sueño: salir de Las Vegas siendo millonarios.

Las series mundiales atraen a miles de jugadores cada año que no solo juegan eventos oficiales en el RIO, sino también en los innumerables casinos de Las Vegas que aprovechan la peregrinación anual de los jugadores de poker para organizar torneos en sus casinos y para abrir todas las mesas de cash games posibles. Sin embargo, el coronavirus arrasó con la economía de todo el planeta y Sin City no pudo esquivar la pandemia. Las Vegas se ha convertido en un desierto en el medio del desierto.

La banca no siempre gana​

Todos los casinos de la ciudad han sido cerrados por orden del Estado. Para el que alguna vez haya visitado Las Vegas y haya paseado por el Strip, seguro que observará incrédulo algunas de las fotos que publicamos en este artículo. No es para menos, la imagen que presenta ahora mismo el Strip es absolutamente dantesca.

Todos los hoteles y los casinos están cerrados, las luces están apagadas, ni siquiera la fuente del Bellagio está en funcionamiento, no hay música, no hay turistas haciéndose fotos, no hay nada. Nada, salvo algunos residentes de Las Vegas que han aprovechado la ocasión para pasear o dar una vuelta en bici por uno de los lugares más transitados de américa que ahora permanece cerrado a las miradas de los curiosos turistas.

Foto: John Locher

La situación, dejando de lado el atractivo de poder pasear por un Strip desértico, es dramática. La economía de Las Vegas y del Estado de Nevada se sustenta gracias al turismo ya que más de 350.000 empleos dependen directamente del mismo. Prácticamente, la totalidad de las actividades que mueven la economía de Las Vegas están paradas: hoteles, restaurantes, espectáculos, atracciones, casinos…

Ethan Miller - Getty Images

En cualquier caso, parece que abrirán pronto, en junio según algunos medios americanos, pero el proceso de recuperación será lento y doloroso porque nada será igual. Se ha especulado sobre mesas de poker 4-handed en la reapertura, pero casinos como el Wynn ya han asegurado que aunque abran sus hoteles, las mesas de poker permanecerán cerradas para preservar el distanciamiento social.

Ethan Miller

Además, abrir los casinos está lejos de ser una solución por si misma ya que el hecho de que vuelvan a abrir no garantiza que estos se llenen. Habrá que esperar a que la gente le pierda el miedo a viajar y vuelva a peregrinar al patio de recreo de América.

Comentarios