Las Vegas Sands recibe nuevas sanciones en el caso de su filial china

El despido del director de Sands China Ltd., que destapó un sonado caso de sobornos, sigue coleando en los juzgados por las malas artes de la empresa.

La demanda impuesta por despido improcedente contra Las Vegas Sands por el ex-director de Sands China Ltd., Steven Jacobs, sigue coleando en los tribunales de Nevada.

Este caso, iniciado en marzo de 2012, derivó en una investigación federal tras las declaraciones de Jacobs. El ex-directivo intentaba demostrar que el juzgado de las Vegas  tiene jurisdicción en su caso relatando las órdenes que recibía desde la central y que guiaban todas las acciones de la filial china. 

No todas estas instrucciones se ajustaban a la ley, como no le quedó más remedio que reconocer a la multinacional estadounidense, y el escándalo posterior tuvo amplio eco en España debido a al plan de instalar EuroVegas en Madrid.

Las malas artes de Las Vegas Sands no se limitaron a su relación con los gobiernos de China y Macao. Tampoco pusieron facilidades para seguir con el proceso en Las Vegas, según recuerda LasVegasReviewJournal.

En su día quedó demostrado que mientras se le denegaban a Steven Jacobs los documentos necesarios para determinar el grado de independencia de Sands China Ltd.  se les dio traslado a la central de las Vegas Sands, para ser revisados por un consejo interno. 

La jueza Elizabeth González se vio obligada a emitir una orden en septiembre de 2012 en la que reclamaba toda la documentación, además de imponer una aportación de 25.000$ a la caridad como multa. Además, prohibió a ninguna de las partes apelar a la ley de protección de datos de Macao para omitir información sobre el caso.

En marzo de 2013, la jueza determinó que Las Vegas Sands se gastó más de dos millones de dólares para modificar la documentación exigida, de la que se eliminó información personal de acuerdo a la ley de la ex-colonia portuguesa..

La defensa de Las Vegas Sands se escudó en que violar la ley de protección de datos de Macao les haría incurrir en graves sanciones e incluso penas de cárcel para sus directivos, pero la defensa de Jacobs estima que el problema es que las sanciones impuestas por la jueza son calderilla para la compañía de Adelson.

En la audiencia que terminó el viernes, la jueza estimó que la insistencia en ignorar su orden por parte de la compañía dificulta y es incompatible con la búsqueda de la verdad e impone una nueva sanción, de 250.000$.

Además, niega a la defensa el derecho a presentar más testigos. “Ya que han fracasado a la hora de presentar las pruebas más fuertes, creo que eso nos capacita para asumir que cualquier nuevo testigo sería adverso para Sands China”.

El siguiente punto sobre el que debe fallar la jueza es sobre si tiene o no jurisdicción para seguir con el proceso en Las Vegas, fallo que se emitirá tras una audiencia programada para abril.

Comentarios