Vince van Patten: "Sin los primeros WPT, el poker no sería tan grande"

El eterno comentarista de las mesas finales del World Poker Tour responde a las preguntas de los compañeros de PokerListings.

Si hay algún icono compartido por todos los aficionados al poker, en las cuatro esquinas del orbe, son las parejas de comentaristas de los circuitos más importantes nacidos en Estados Unidos : Vince van Patten y Mike Sexton en el WPT y Lon McEachern y Norman Chad en las WSOP.

Vince y Mike, Sexton y van Patten, inseparables. / PokerListings.
Vince y Mike, Sexton y van Patten, inseparables. / PokerListings.

El descubrimiento del poker suele incluir el disfrute de los programas de televisión que muestran los grandes torneos internacionales, y figuras como las de Vince van Patten se vuelven familiares e insustituibles.

Van Patten es hijo de un actor muy conocido en Estados Unidos. Abandonó una inicipiente carrera como actor infantil para dedicarse al tenis, deporte que practicó al máximo nivel antes de que el poker se convirtiera en el centro de su vida.

Un equipo de PokerListings aprovechó la visita del WPT a París para hacerle una larga entrevista de la que hemos escogido estos párrafos.

¿Qué piensas de tu carrera tenística y adónde crees que podías haber llegado?

Batir a John McEnroe fue la cúspide de mi carrera. También gané el mejor torneo indoor del mundo en 1981 (Seiko World Super Tennis, en Tokio) y fui nombrado por la ATP mejor novato del año, pero para ser honesto, salí de la nada.

Nunca recibí lecciones de tenis, nadie me enseñó... ni siquiera llegué a tener un entrenador propiamente dicho, así que creo que no me podría haber salido mejor. Aún estoy muy orgulloso de haber llegado al máximo nivel.

¿Crees que hay similaridades entre el tenis y el poker?

Muchas, sí. En el poker, tienes que ser como un atleta profesional: tu deseo de ganar tiene que ser tan fuerte que harías cualquier cosa por ganar, de manera honorable, por supuesto.

Tienes que ser suficientemente paciente y competitivo como para tomar siempre las mejores decisiones, justo como en el tenis.

Has escrito una novela “The Picasso Flop” ¿Qué crees que hace grande a una novela sobre poker?

Aún no se ha escrito una gran novela sobre poker, Lo mismo se aplica para las películas. No creo que al mundillo del poker realmente le apasione lo que se ha hecho hasta ahora.

Pienso que en todo lo que se ha hecho hasta ahora falta sentido del humor, felicidad. Si realmente sabes de qué va el poker, sabes que es divertido. Así que cada vez que tengo que tratar sobre poker como entretenimiento, procuro mostrar ese aspecto para atraer a la gente hacia él, en vez de hacer que escapen. 

¿Quién piensas que es el mejor jugador?

Si tuviera que comprarle una parte a alguien en un torneo dado…, sería de Jonathan Little, antes que nadie. Respeto su juego. Le he visto un montón de veces en el WPT, y siempre saca lo máximo posible de sus cartas.

Llevas más de 10 años en el poker ¿Qué diferencias hay entre aquel poker y el que se juega hoy en día?

Hay más jugadores buenos… Pienso que es más o menos lo mismo, simplemente otra fase. Me he dado cuenta de que la gente es más valiente. Ven mucha televisión y ven a la gente yendo all-in, algo que les anima a gamblear más.

Se te conocía como el rey de las timbas de Hollywood, ¿conoces la historia de Tobey Maguire y Ben Affleck?

Los Angeles tiene las timbas caseras más grandes del mundo. A la gente le encanta jugar pero no siempre le apetece acercarse al casino. así que van a timbas caseras, más divertidas y seguro que más blandas que las mesas del casino.

A Tobey y Ben les apasiona el juego. Sus partidas se hicieron cada vez más y más grandes. Cuando te metes en partidas tan grandes, no siempre conoces con quién estás jugando y eso te puede traer problemas. Se cruzaron con un jugador que no era deportivo y tuvieron que devolver dinero, etc… Cosas que pasan.

¿Cuáles son los recuerdos más memorables de tu carrera como comentarista?

Daniel Negreanu durante la segunda temporada. Le iba realmente mal, aunque no parábamos de oír que era fantástico, uno de los mejores jugadores de torneos del mundo.

Y, finalmente, consiguió llegar a una mesa final. Creo que quedaban cuatro jugadores y tenía que salir uno de sus dos outs para seguir vivo. Necesitaba un 8. Y entonces ¡BOOM! salió el 8, Daniel ganó la mano y acabó ganando el torneo.

Cuando te paras a pensarlo, si no hubiera ganado ese torneo, ¿sería el mismo Daniel Negreanu que conocemos ahora? Está muy bien, porque es una superestrella, un tipo muy carismático y muy divertido de ver. Pero a veces simplemente pienso en la suerte que tuvo de pinchar justo aquella mano.

También quedé admirado con lo que hizo Tony G en París en el primer o segundo año. Sacarse de la manga aquella brillante charlatanería en la mesa. A veces rayaba en lo ofensivo, pero se convirtió en mi ídolo… Recuerdo que pensé “este tipo va a ser muy bueno para el poker”. Te puede caer bien o no , pero le vas a recordar siempre.

Honestamente, pienso que si alguna de aquellas mesas hubiera sido menos interesante, el poker no habría llegado a ser tan grande como es hoy.

Comentarios