WINAMAXCejakas14: Reflexiones desde el retiro

Reproducimos parte de la conversación que Álex Hernando ha tenido con "Cejakas14" en la segunda entrevista de la sección "Entrevistas en profundidad" de la web de la sala francesa.

Ya está disponible la segunda entrega de la sección de Winamax "Entrevistas en Profundidad".

En el estreno del formato, Álex Hernando entrevistó a Pablo Fernández ​"pablotenisis".

En esta ocasión, el invitado no es otro que el que fuera considerado como mejor jugador del mundo en la modalidad Sit&Go Turbo, José Ángel Latorre "Cejakas14".

José Ángel, también conocido en nuestro foro como Rage, donde acumuló una gran cantidad de mensajes muy valiosos, ha charlado con Álex Hernando desde su residencia en Medellín (Colombia) y ha repasado como es la transición de un jugador exitoso de poker al mundo de los negocios.

También han tocado temas interesantes como la situación del poker actual, su retirada del poker de alta competición y sus nuevas metas y proyectos personales.

Os dejamos con las primeras preguntas de Álex al jugador soriano, considerado por muchos como el mejor jugador español de todos los tiempos.

¿Qué es de tu vida?

Aquí, en Medellín, viviendo un poco la vida. Pensando si vuelvo a jugar, aunque desde aquí, desde Colombia, está complicado. Si es cierto que hay opciones para seguir jugando, aplicaciones chinas donde hay bastante acción, pero después de toda una vida grindando en salas donde solo me tenía que preocupar de abrir el lobby y sentarme en las mesas, lo de tener que descargarte 40 aplicaciones para que algo funcione, me parece demasiado arcaico, no va conmigo. Diría que toda esa oferta funciona peor que las salas en 2007, que es cuando yo empezaba.

Claro, porque allí en Colombia, a día de hoy, el póker online se limita a las aplicaciones chinas o nada, ¿correcto?

Sí, justo. De hecho, sí hay alguna sala que si tienes el software descargado te deja loggearte y jugar, pero la oferta tampoco es especialmente llamativa, así que ni me lo he llegado a plantear.

Pero, ¿te pica el gusanillo o simplemente te lo planteas porque hay que volver a facturar de alguna manera?

Por facturar en sí, la verdad, no me pica mucho, por lo que decía, porque podría jugar en las aplicaciones chinas donde todo el mundo me ha dicho que hay acción y se puede llegar a ganar bien, pero sí hay veces que me apetecería volver a jugar con cierta regularidad, pero desde aquí, desde Colombia, las condiciones nos son óptimas y tampoco me atrae demasiado jugar en sitios que no están regulados, pero vamos, tampoco lo descarto al 100 %.

Porque entiendo que estás totalmente instalado y asentado en Medellín, piensas quedarte allí durante un largo periodo de tiempo y no contemplas cambiar de residencia para volver a jugar a póker, ¿correcto?

No, para nada. Esa época para mí ya pasó. Ahora estoy más centrado aquí desde donde llevo varios negocios, y cada vez tengo mejores perspectivas en Colombia y peores en España.

Si se puede preguntar, ¿a qué dedicas tu tiempo a día de hoy? ¿De qué van esos negocios que comentas?

Tengo varios proyectos. Los que tengo en España no me quitan mucho tiempo: hay un tema inmobiliario en el que he invertido en un par de chalets en Mallorca, otro proyecto de hostelería en el que invertí con Tomeu (Gomila “Amatos”), y aquí en Colombia me estoy haciendo mi casa, pero enfocando su construcción desde un punto de vista comercial, de manera que si el día de mañana vale lo que yo creo que va a valer, y decido que es un buen negocio venderla, la vendería. Y por lo demás, buscando oportunidades en las que invertir en Colombia. Intentando adaptarme a la transición, que no creas que es fácil.

Precisamente sobre eso te quería preguntar: ¿cómo se lleva eso de haber estado en lo más alto en una modalidad y de golpe parar en seco y no tocar una carta nunca más?

Es un proceso complicado, no es sencillo. No puedes sencillamente un día dejar de jugar y querer dedicarte a los negocios al día siguiente, a una cosa que es totalmente distinta. Te preguntas: “¿y por dónde empiezo?”. Además, en casos como el mío o el de otros que han seguido un camino parecido, te tiras 10 años centrado en una única cosa, ajeno totalmente de lo que es el mundo real. Un día decides que vas a dejarlo, pero en seguida te preguntas: “Vale, y ahora ¿qué?”.

Es una transición, en mi caso, en la que por lo menos me pude permitir un tiempo pensando qué quería hacer, cómo lo quería hacer y demás. Al final te das cuenta que tu experiencia en el mundo del póker te ha aportado muchas cosas positivas para aplicarlas al mundo de los negocios, pero hay otras que no aplican para el mundo de los negocios, por muchas aptitudes que pienses que has ido adquiriendo a lo largo de los años en el mundo del póker. No se trata de simplemente cambiar de actividad y arrasar. Hay que parar a pensar y evaluar qué cosas son buenas, qué cosas son malas, qué cosas puedo aplicar… Por ejemplo, te acostumbras mucho mientras estás jugando a que hay una cadencia de sucesos muy alta, y te acostumbras a que todos los días tienes acción, todos los días ganas o pierdes dinero. Sin embargo, cuando sales al mundo real y te metes en un negocio, las cosas son más lentas.

A lo mejor tienes un negocio que tiene buena pinta, pero que se tarda dos años en materializar. Imagínate un torneo que te lo abrieras hoy y acabara en 2022… Estando acostumbrados como estamos, tienes prisa por recibir los resultados, y tienes que aprender a controlar eso, y que vas a hacer una transición a un mundo en el que no todos los días vas a tener noticias relevantes de nada, ni acción, ni decisiones importantes que tomar.

Pero a su vez, no existe el factor varianza, o por lo menos no a esa escala…

Al final, el factor varianza existe en la medida en la que tú te quieras exponer al riesgo, en ese sentido sí es como en el póker. Si tú quieres ponerte a jugar torneos de 10.000 $ con un bank de 100.000 $, la varianza es extrema. En esto pasa igual: si decides que es el momento para invertir en bares en Málaga (por ejemplo) y metes todo tu dinero en eso, y de repente estalla una crisis en España, probablemente lo pierdas todo. Entonces, sí que existe y bastante fuerte, lo que sí es cierto es que no existe en el corto plazo como pueda suceder en el póker. Por lo tanto, lo que yo pienso es más complicado de los negocios es la toma de decisiones previa, evaluar en qué cosas te metes y cuáles rechazas, qué riesgos quieres asumir y cuáles no.

Al final, en el póker es relativamente sencillo, en el sentido de que si decides subir de nivel y no te va bien, siempre puedes volver a bajar de nivel, pues en unos meses ya tienes constancia de si eres ganador en ese nivel, si tienes que trabajar más… Claro, en esto de los negocios, a lo mejor decides que vas a hacer apartamentos en España, porque crees que es un buen momento, etc, pero te afectan 200 variables: tienes que aprender de economía, tienes que aprender cómo afecta el tema económico de la Unión Europea… Al final tienes que realizar un montón de análisis para saber dónde debes meter la pasta, intentar diversificar, en no querer buscar siempre rentabilidades estratosféricas, que es una cosa que en la transición del póker es complicada.

Estamos acostumbrados que si en el póker inviertes 10.000 $, no los inviertes para ganar 10.100 $, los metes para ganar 100.000 $. Claro, meterte en un negocio en el que puedes invertir 100.000 $ y cuya expectativa en un año sea convertirlos en 110.000 $, es un buen negocio en la vida real, pero tenemos una visión tergiversada. El pensamiento natural de un jugador de póker es meter 100.000 $ para convertirlos en 500.000 $, y además que el riesgo sea bajo. Toda esa transición, para un jugador de póker, lleva tiempo y no es sencillo encontrar el buen enfoque.

Si tienes más interés en saber como le va la vida a Cejakas y su enfoque personal de los negocios y el poker, sin tapujos, te recomendamos que leas la totalidad de la entrevista en la página web de Winamax. ¡Aquí tienes el resto!

Comentarios