Más sobre bots, ¿Son o no son un problema para los jugadores online?

Continuamos con las discusiones surgidas a raíz de la derrota de los jugadores de StoxPoker a manos del programa de inteligencia artificial Polaris.

Comentaba en su día que una de las conclusiones que se podían sacar de esta noticia era la posibilidad de que sirviese de demostración lo acontecido de que el póquer era un juego de habilidad y no de suerte, pero éste no es, por supuesto, el único tema a debatir. Ni tan siquiera el más popular.

La derrota de hombre por la máquina ha puesto en el cielo en las últimas semanas un grito de auxilio por parte de la comunidad de póquer online, que ha llegado hasta al sector tecnológico, en columnas de weblogs del sector. Parece que los bots podrían condenar el futuro de los jugadores de póquer en línea, haciendo que jugar ya no salga rentable por la dificultad que tendría batir los niveles dónde éstos robots jueguen. Al menos esa es la idea que ronda la cabeza de los jugadores más pesimistas.

Pero también hay una voz de optimismo, y en este caso viene con el nombre del doctor Darse Billings, creador de Polaris, que dice que esa idea es cuando menos ridícula.

Hay que pensar que Polaris, que es quien ha ganado a las personas, sólo es capaz de jugar Limit Hold'em Head's Up, que es una variante realmente poco popular, y que no hay programas preparados a día de hoy para poder ganar partidas de No Limit o con varios contendientes.

Además dice que no es difícil identificar programas conocidos. De la misma forma que si usases Fritz para jugar a ajedrez en línea, serías descubierto rápidamente. Como usar programas está en contra de las normas de uso de las salas de póquer, si lo haces tu cuenta será cerrada permanentemente.

Todo esto deja entrever que el negocio del póquer online para los jugadores profesionales va a estar seguro en un futuro cercano, y es que, llegar al punto en que un programa pueda ganar a cualquier variante de póquer de forma constante va a ser muy complicado y va a requerir mucho dinero y horas de investigación.

Comentarios