Las diferentes dimensiones del póquer, escribe David Williams

Lo mejor de las gafas 3D que venían en las cajas de cereales cuando éramos niños, era que la imagen 3D de la parte posterior de la caja siempre nos mostraba algo que nunca habíamos visto antes.

¿Cómo se relaciona esto con el póquer?

Bueno, el póquer no es más el juego unidimensional que se practicaba en los antiguos salones del viejo oeste. Tú no te sientas a la mesa a esperar las nuts absolutas antes de hacer un movimiento, y luego te escondes detrás del sombrero hasta que tus rivales tiran sus cartas o pagan. De hecho, Texas Dolly es el único que se ve bien con sombrero de cowboy hoy en día, y, confía en mí, no se sienta a esperar las nuts.

Actualmente, el póquer es un juego de varias dimensiones. Atraviesas complejos procesos mentales y jugadas sofisticadas antes de hacer un movimiento o de contrarrestar uno hecho por un rival. Dicho esto, me gustaría relacionarlo a una consulta sobre el póquer que me hacen todos los días: ¿Cómo puedo aprender a leer bien a mis rivales?

Permíteme comenzar diciendo que puedes leer a tus rivales mucho mejor de lo que imaginas. Al pensar en téminos de las diferentes dimensiones del póquer, un tema común es que la mayoría de los jugadores novatos e intermedios tienen patrones que ellos ni siquiera saben que tienen. Muchos jugadores no pueden dejar de ser unidimensionales.

Primero, demos un vistazo al habitual Calling Station. Hay uno en todas las mesas. Es el jugador que ve cada apuesta hasta que en el river consigue un 10 cuando tú llevas todas las calles apostando con K-Qtras un flop K-J-6. Por supuesto, él lleva J-10 de distinto palo. Generalmente recriminamos a estos jugadores, pero trata de pensar positivamente acerca de lo mucho que pueden contribuir a tu bankroll si ajustas tu juego cuando los enfrentas.

Digamos que tus cartas son ^9s ^7s, y en el flop K-J-6 vienen dos picas. Ahora puedes aprovechar su juego pasivo para sacar ventaja, dado que puedes hacer un confortable check con tu proyecto y obtener cartas gratis. Lo mejor de todo, es que cuando el ^10s llegue en el river puedes hacer una apuesta por valor con un call casi garantizado, ya que eso es lo que mejor hace tu rival.

Explorando tu juego multidimensional, y ajustando tu táctica a las tendencias de tus rivales, a menudo podrás leer la mesa como si se tratara de un libro. Y lo mismo puede hacerse en los niveles en que yo juego, sólo que hay algunas dimensiones más. Todos los jugadores tienen pequeñas filtraciones, y el póquer se trata de explotar esas fugas siempre que sea posible. Veamos otro jugador de una sola dimensión.

El Rival Superagresivo. Tener a un jugador de este tipo en la mesa a la hora de la burbuja de un torneo es terrible, seguro. Sube las apuestas en cada mano, y resube a otros porque sabe que están intentando hacerse de fichas. Sin embargo, este jugador no es el idealizado agresivo que controla la mesa, sino alguien que se extralimita con la agresión, y no sabe cómo controlarla ni utilizarla en su favor para obtener ventaja. Al igual que todos los demás jugadores, tiene defectos explotables.

Este es el tipo de jugador al que puedes poner muchas trampas. Pasa con tu 6-6 en una mesa multicolor 6-9-Q, y deja que sea él quien apueste el set por tí hasta que el bote sea lo suficientemente grande como para forzarlo a hacer call de un check-raise en el turn, y a una apuesta por valor en el river. Otro movimiento puede ser el squeeze por valor. Apuesta un pequeño monto que garantice un call de un jugador entre tú y el superagresivo. Entonces, muy probablemente, el superagresivo resubirá tu apuesta, alentado por la falsa sensación de debilidad que has transmitido. Entonces puedes accionar la trampa resubiendo nuevamente, y ganando dinero extra del otro jugador. Enfrenta mano a mano al supergresivo, que seguirá subiendo por la lectura que hizo de tí al principio de la mano.

Esfuérzate en desarrollar más dimensiones en tu póquer, y podrás identificar una mano tan precisamente como Daniel Negreanu. Recuerda que la práctica hace a la perfección, y que en cuanto menos lo imagines podrás leer rivales sin siquiera pensar en ello.

Explotar los patrones comunes que observas en tus rivales hará que aumente tu habilidad para reconocer otros ocultos, y allí es cuando realmente comienzas a jugar al póquer en otro nivel.

Tal vez las gafas 3D sean la próxima moda en el póquer... Hasta entonces, guárdate las dimensiones para tí, y llévate el dinero a casa.

Comentarios