Mesa final del Main Event WSOP 2012, la cita del año

Parecía que no iba a llegar nunca. Somos un poquito más viejos, pero hoy a la una de la mañana podremos disfrutar por fin del desenlace del Evento Principal de las Series Mundiales de Poker.

Llegó el gran día del poker, la mesa final del Main Event de las WSOP.

Sí, sí, muy colegas. Hasta el "shuffle up and deal" / Las Vegas Sun
Sí, sí, muy colegas. Hasta el "shuffle up and deal" / Las Vegas Sun

Toda la emoción e intensidad que se viene acumulando desde el mes de julio se desatará en el teatro Penn & Teller de Las Vegas a partir de la una de la madrugada, hora española, más o menos la misma hora en la que se espera que el huracán Sandy alcance las costa este de Estados Unidos.

Cuatro meses de espera y un cambio de calendario obligado por las elecciones generales en Estados Unidos han convertido a los nueve supervivientes en los October Nine, los nueve de octubre.

Nueve jugadores que llevan meses soñando con una nueva vida y con llevarse el mayor trozo posible del pastel de 27.258.025$ que quedan por repartir, del que tienen ya asegurado 754.798$ por cabeza, los números de este Main Event 2012 que más importan a partir de esta medianoche.

1º. 8.531.853$
2º. 5.295.149$
3º. 3.799.073$
4º. 2.851.537$
5º. 2.155.313$
6º. 1.640.902$
7º. 1.258.040$
8º. 971.360$
9º. 754.798$

El primer objetivo, el más ambicioso, era llegar hasta aquí. El más inmediato, conseguir esquivar balas hasta meterse entre los tres últimos puestos, momento en que se volverá a aplazar el torneo, para ser reanudado 24 horas después en busca del ganador definitivo del espectacular brazalete, una joya majestuosa elaborada artesanalmente y valorada en 150.000$.

Uno de estos nombres será en pocas horas tan conocido como los de Pius Heinz, Joe Cada o Jonathan Duhamel, últimos ganadores del torneo y que han tenido todas las facilidades para desarrollar su carrera como profesionales del poker gracias al empujón mediático que supone vencer en el torneo más importante del calendario anual.

Jesse Sylvia 43.875.000 (146bb)

El líder de los October Nine. Se ha puesto en manos de Vanessa Selbst para preparar este día. Se quedó en la burbuja del evento principal de las WSOP Europe en Cannes.

Andras Koroknai 29.375.000 (96bb)

Andras Koroknai, el húngaro de los October Nine. El único de los presentes en la mesa final que no es estadounidense. Protagonista de los episodios previos editados para la televisión por su condición de verdugo en la burbuja de las jugadoras Gaelle Baumann y Elizabeth Hille.

Greg Merson 28.725.000 (94bb)

El resucitado de los October Nine. Busca su segundo brazalete de 2012 y el título de Player of the Year, que Phil Hellmuth le ha puesto caro; sólo lo ganará con la victoria en el Main Event. Este verano conocimos la historia de su rehabilitación.

Russell Thomas 24.800.000 (82bb)

El estadístico de los October Nine. Nos ha mantenido al tanto de su preparación para el gran día gracias a una serie de cortometrajes documentales que ha titulado “The Final Table”. Hoy empezará a grabar el último capítulo.

Steven Gee 16.860.000 (56bb)

El “oldschool” de los October Nine. Basa sus opciones en el estudio de sus oponentes a través de la ESPN y a la experiencia; con 57 años es el más veterano de la parrilla.

Michael Esposito 16.260.000 (54bb)

El “ironman” de los October Nine. Deportista, agente financiero y padre de dos niños, con 44 años mantiene un estado físico admirable. Comprobaremos hoy si psicológicamente también está a la altura.

Robert Salaburu 15.155.000 (50bb)

El pro de los October Nine. Esta mesa final es el pinchazo que Salaburu lleva buscando desde hace siete años como profesional.

Jacob Balsiger 13.115.000 (42bb)

El más joven de los October Nine. Y de los campeones del Main Event, si es que llega a llevarse el brazalete. Lo que le falta de tablas ha intentado compensarlo con la ayuda de Mike McDonald “Timex”, que estará en su esquina.

Jeremy Ausmus 9.805.000 (32bb)

El padre de familia de los October Nine. Sus responsabilidades paternas, que lleva con alegría y orgullo no impiden que Ausmus se tome muy en serio sus largas sesiones de poker. Si consigue salir de la última posición, será tan peligroso como el que más.

Comentarios