Phil Ivey pacta con el Borgata dando por finalizada la batalla tras seis años de litigios

El americano ganó 10 millones de dólares jugando al Baccarat aprovechando un defecto de fabricación de las cartas. El Borgata Hotel Casino & Spa ha estado peleando en los juzgados contra la estrella americana durante los últimos seis años exigiendo la devolución del dinero.

Según publican varios medios internacionales, el drama legal que ha envuelto a Phil Ivey y al Borgata parece haber llegado a su fin tras seis años de litigios en los tribunales.

Por si alguien todavía no conoce la historia, la recordamos rápidamente. Corría el año 2012 y Phil Ivey jugaba varias sesiones de Baccarat en el Borgata junto a su compañera Cheung Yin Sun ‘Kelly’.

Ivey y Yin Sun conocían un defecto de fabricación en las bajaras del casino que les permitía identificar las cartas y tener una ventaja sustancial contra la banca. Esta ventaja fue tal que en tan solo dos días lograron arrancarle al Borgata nada más y nada menos que 9,6 millones de dólares.

La cuestión es que ese defecto de fabricación se apreciaba dependiendo de la orientación de la carta, y el americano solicitó en varias ocasiones al crupier que la girara porque ‘tenía un presentimiento’. Este hecho resultó determinante para el juez que abordó el caso en primer lugar, ya que calificó la actitud de Ivey como Edge Sorting y por lo tanto ilícita encontrándolo culpable.

Toda la batalla legal comenzó en 2014 cuando el Borgata decidió interponer una demanda contra Ivey para tratar de recuperar el dinero que había perdido. En 2016, Ivey se llevó el primer revés importante de la batalla legal cuando el juez al cargo del caso falló a favor del casino y ordenó a Ivey que devolviera los casi 10 millones que había ganado.

Como era de esperar, Ivey apeló la decisión del juez, pero con esto se arriesgaba a que la cifra a devolver aumentara mucho si perdía el caso más adelante. Además, las cosas comenzaron a ponerse más feas todavía para el americano cuando el año pasado se autorizó al Borgata a confiscar los bienes de Ivey que estuvieran dentro del Estado de Nevada y también los premios que consiguió en las WSOP de 2019.

En cualquier caso, Ivey ha continuado apelando y apelando las decisiones de los jueces y parece que estaba haciendo algunos progresos. A pesar de que el juez le había dado la razón al Borgata en una primera instancia, no estaba del todo claro que Ivey hubiera realizado ningún acto ilegítimo ya que no era él quien había marcado las cartas para lograr esa ventaja. Y esta era la principal defensa que sus abogados iban a utilizar en el juzgado federal al que se había elevado el caso.

Quién podría ganar de forma definitiva en los juzgados es algo que ni los propios implicados debía tener del todo claro. Y esta situación les ha llevado a cerrar un acuerdo del que por el momento no han trascendido los detalles.

La lógica nos dice que Ivey habrá tenido que devolver parte del dinero, lo que no sabemos es cuánto. En cualquier caso, nos alegramos de que Ivey finalmente se quite ese peso de encima a pesar de haber tenido que devolver parte del dinero, porque siempre hemos considerado completamente injusto este proceso judicial ya que consideramos que Ivey simplemente jugó con las barajas que el Borgata decidió utilizar.

Comentarios