RegulaciónEl juego podría convertirse en una asignatura obligatoria en los institutos de Maryland

El senador Bryan Simonaire ha presentado un proyecto de ley que de ser aprobado incluirá en el programa escolar una asignatura para que los estudiantes conozcan todo lo que se necesita saber sobre los juegos de azar y sus posibles peligros.

La educación es el camino que toman los sabios, la prohibición el que toman los tiranos.

La clase política de prácticamente todos los países del mundo tiene una asignatura pendiente con el sector del juego. Desde hace ya varios años, estamos asistiendo a una campaña de acoso y derribo contra nuestro sector tanto en los medios de comunicación como desde nuestros dirigentes. 

Las restricciones son cada vez más severas y las medidas adoptadas para la prevención de problemas como la ludopatía suelen ser tremendamente ineficaces, principalmente porque lo que buscan son los titulares en prensa y ayudar a quien de verdad lo necesita es para ellos completamente secundario.

Rompiendo un poco esta dinámica de prohibición y restricciones, ha llegado el senador de Maryland, Bryan Simonaire, presentando un nuevo proyecto de ley para que el juego se convierta en una asignatura obligatoria en los institutos dentro de su estado.

El objetivo de este proyecto de ley es que los jóvenes aprendan los peligros y los problemas que el juego puede originar antes incluso de tener la edad legal para jugar. El senador lanzó este proyecto de ley a raíz de varios estudios que aseguran que las población entre los 18 y los 34 años es más propensa a desarrollar problemas con el juego.

Simonaire declaró ante los medios lo siguiente: “Desde el punto de vista de la política gubernamental, el estado recibe dinero de los ingresos que genera el juego y estos pueden usarse para ayudar a otras prioridades que tenemos en nuestro estado, pero al mismo tiempo muchos ciudadanos pueden convertirse en adictos al juego, lo que a su vez crea otros problemas para el estado."

El proyecto de ley encontró un apoyo casi unánime en el Senado cuando fue presentado el año pasado. Sin embargo, cuando fue enviado a la Cámara de Delegados, perdió fuerza. De este modo, se ha vuelto a presentar ahora un nuevo proyecto de Ley, pero tampoco está claro que vaya a obtener los apoyos necesarios para ser aprobado.

Dos senadores, Paul Pinsky y Cheryl Kagan, no apoyaron el proyecto de ley de adicción al juego del año pasado y es probable que no apoyen el nuevo de este año. Kagan ya se ha pronunciado en contra de la reactivación del proyecto de ley, argumentando que el Departamento de Educación de Maryland no necesita imponer requisitos a las escuelas. “El estado no debería imponer requisitos curriculares en nuestros sistemas escolares locales. Nuestras Juntas Locales de Educación fueron elegidas para representar a sus comunidades y están mejor formadas para decidir el plan de estudios de los estudiantes en su condado”, dijo a los medios la senadora Kagan.

Sin embargo, Simonaire indica que ahora cuenta con el apoyo de la Asociación de Juntas de Educación de Maryland, algo que le faltó el año pasado. Eso podría cambiar el rumbo a su favor, allanando el camino para la aprobación del proyecto de ley.

Habría que esperar para ver los detalles de esta nueva asignatura, ya que según el enfoque que decidieran darle podría ser positivo o negativo para el sector. En cualquier caso, es de aplaudir que algunos políticos planteen la educación como alternativa a la prohibición en todo lo que tenga que ver con el juego.

Comentarios