Scott Robbins denuncia al Borgata y le reclama 1,25 millones de dólares

El jugador americano bromeó en la recepción durante el check-in con un posible suicidio y fue expulsado del hotel además de ser prohibido de por vida. El americano le reclama ahora al casino más de un millón por las pérdidas potenciales.

A los casinos y a las salas de poker no les tiembla la mano cuando se trata de banear a alguien que aparentemente tiene conductas de juego compulsivas o nocivas para si mismo. Hay que tener mucho cuidado con el tono que utilizamos cuando nos dirigimos al soporte de las salas porque si determinan que puedes tener problemas con el juego te prohibirán de por vida sin dudarlo un instante.

Algo así es lo que le ocurrió a Scott Robbins en el Borgata el año pasado. El jugador americano bromeó con los recepcionistas sobre un posible suicidio y terminó siendo expulsado del hotel y del casino prohibido de por vida.

Al llegar al casino le preguntaron si quería un piso alto o bajo, a lo que respondió en broma: 'Si tuviera que saltar desde una ventana del piso alto ¿lo lograría?”, dice la denuncia. “El empleado respondió con 'No, no hagas eso'.

Robbins insiste en que dijo que no saltaría, pero luego preguntó: "¿Sobreviviría si tuviera que saltar desde un piso inferior?" El empleado respondió nuevamente con "No, no hagas eso".

Robbins dijo claramente: "No lo haré", afirma su demanda, y luego agregó, riendo: "Pero como no sobreviviría, supongo que no importa qué piso me des".

Robbins recibió una habitación en el piso 30 y estaba viendo la televisión cuando apareció el personal de seguridad del hotel informándole de que no se le permitiría quedarse a menos que pasara con éxito un examen psiquiátrico. Robbins se montó en una ambulancia y un psicólogo concluyó que Robbins no era una amenaza para él ni para nadie más. Sin embargo, cuando regresó al hotel, se encontró con que había sido expulsado igualmente del Casino de por vida y además le pedían los costes de la ambulancia.

La seguridad de Borgata ya había retirado sus pertenencias de la habitación y se había asegurado de que saliera de la propiedad, sin dejarle más remedio que buscar un alojamiento alternativo, sostiene la demanda.

Denuncia por ganancias potenciales

La cantidad exacta solicitada es 1.253.368,75 $ aunque algunos de los supuestos agravios que menciona en la denuncia como calumnias, difamación o violación de derechos civiles entre muchos otros podrían triplicar los daños hasta superar los 3 millones.

Para llegar a esa cifra, Robbins parte de la base de 850.000 $ que dejará de ganar en el Borgata durante los próximos 10 años por no poder jugar los torneos del casino. Ha ganado 417.325 $ desde el 2018 según su perfil en Hendon Mob, pero ya sabemos cómo funciona el poker, esa cifra es pura especulación.

El Borgata no ha respondido a estas demandas de pago por el momento y tenemos serias dudas de que su demanda vaya a prosperar, pero en Estados Unidos todo es posible.

Comentarios